martes, 21 de agosto de 2012

El valle del Loira (Val del Loire) 1ª Parte

Cuando comencé a planear el viaje de este verano, sólo tenía una cosa en mente, quería ver palacios, castillos, alquilar un coche y recorrerme pueblitos perdidos por algún país europeo, como hice el año pasado cuando me recorrí La Toscana italiana. El azar, o el Google, la memoria, o alguna palabra capturada al vuelo, me dieron la clave: El valle del Loira, (Val del Loire),  en Francia. 



El valle del Loira, corazón de la "dulce Francia",  es un rectángulo geográfico de veinte mil km cuadrados, todos ellos situados a lo largo de un río y sus afluentes, y en él se concentran más de una centena de castillos y fortalezas salpicados en unos valles de cielos azules declarados patrimonio de la Humanidad. 

Consciente de que no podíamos verlos todos, y porque además quería volver a visitar París y Eurodisney, decidimos escoger de entre todos los castillos, aquellos que más nos apetecían ver y los que consideramos que eran probablemente de los mejores, (difícil elección), y así, visitamos: Chambord, Chenonceau, Cheverny, Blois, Clos Lucé, Amboise, Villandry y Ussé. Para ello viajamos a Amboise, a Tours y a Blois, y desde allí hicimos aquel fantástico y mágico peregrinas por tierras francesas que alguna vez fueron dominios ocupados por los Reyes y su corte. Sin tratar de extenderme mucho en cada uno de ellos, aunque lo merecen, os cuento:

Así, el pasado 5 de agosto, viajamos de Málaga a París-Orly y desde allí cogimos un tren, (tipo novela de Agatha Christie, ya me veía ayudando a Poirot a resolver un crimen, que gracias a D. no sucedió), y atravesamos lo que yo llamaba la campiña francesa. Me gusta usar esa palabra: campiña. Cúmulos de nubes grises y rechonchas nos acompañaron todo el camino hasta llegar a nuestro destino, dos horas y pico más tarde: Amboise. 

Amboise no es una ciudad muy grande, pero es bastante pintoresca, que conserva un aspecto medieval y una riqueza monumental impresionante, y además es dueña de dos de los castillos que íbamos a visitar: Amboise y Clos-Lucé, en el primero está enterrado Leonardo Da Vinci y en el segundo vivió Leonardo y guarda muchos de sus inventos y maquetas de los mismos. 


Amboise- castillo de Amboise- tumba de Da Vinci


Ya he dicho que nos acompañaron nubes hasta nuestro destino, ahora toca comentar que quisieron descargar parte de su furia sobre la ciudad el mismo día que la visitamos, así que nos vimos obligadas a llevar paraguas, a andar con cautela sobre suelos resbaladizos y que debido al torrencial de agua que cayó a mediodía, ( y al frío, que lo hacía), apenas pudimos disfrutar de los jardines del castillo de Clos-Lucé porque estaban medio inundados, y claro, con la maleta a cuestas, (suerte de consigna gratuita en ambos castillos), y las chanclas de verano, se hacía complicado caminar fuera de las fortalezas, que a bien decir, están estupendamente conservadas, y que merecieron el viaje hasta allí. 




Podría hablar largo y tendido de las historia de ambos castillos, que si el de Amboise fue devastado en varias ocasiones por los normandos, que si a partir de 1431 fue parte integrante de las propiedades de la corona, que si bajo el reinado de Enrique II vivió allí Caralina de Médicis que adoraba el castillo, que si Leonardo Da Vinci está enterrado allí en la capilla, etc etc, pero es que eso me llevaría páginas y páginas del blog y si empiezo así, a ver quién sigue leyendo, ¿no? Así que me limitaré a decir del castillo de Amboise que merece una visita, tanto él como la ciudad, y que sin duda el Clos-Lucé, de ladrillo rojo y piedra blanca y su parque Leonardo Da Vinci, son imprescindibles de visitar. Da Vinci se entregaba en este castillo a la geometría, la arquitectura, la urbanística y la ingeniería hidráulica. En sus salas pude contemplar el primer esbozo de bicicleta y hasta el del primer coche. Este hombre, queridos amigos, como todos sabemos, era un genio. Y recorriendo los pasillos de Clos-Lucé, no hay quien lo ponga en duda. 

Cartel del Valle del Loira en la estación de Amboise

No era aún la hora de merendar cuando bajo los efectos de la lluvia decidimos marcharnos de Amboise. Antes fotografié casas construidas en la montaña, jardines verdes de árboles altos, lagos inundados de niebla, franceses altos y guapos, turistas comiendo a deshoras, cristaleras de colores, casitas de cuento, pero de cuento de verdad. Al fin nos dirigimos a la estación, ya apenas llovía aunque seguía haciendo fresco,  donde esperamos el tren junto a un nutrido grupo de ciclistas entrados en edad, matrimonios franceses casi todos, (es muy común ver ciclistas por todo el valle del Loira, ya que son muchos los que eligen este medio de locomoción para visitar los castillos y toda la zona). Un tipo de pelo largo y barba que buscaba su propio ombligo, daba gritos y reía como un loco, nos pedía en francés que no nos asustásemos, y se levantaba, se reía a grito pelado, y sacaba los ojos de sus órbitas mientras mostraba los dientes, volvía a sentarse y a regodearse en sus carcajadas. Los matrimonios franceses huyeron. Poco a poco, nos fuimos alejando de él, pero aún podíamos oírlo. Apareció un tipo que parecía un marine americano, aunque... le fallaba la altura. Al fin apareció el tren y todos subimos a él. 

Nuevo destino: Blois, cuna del rey Luis XII, del físico Denis Papin, inventor de la máquina a vapor y del historiados J.N. Agustin Thierry. Pero, esto amigos, os lo contaré ya el próximo día. ¿Quién dijo que los girasoles sólo habitan engalanan a La Toscana? El Valle del Loira está repleto de ellos, todos altos, amarillos, solemnes, mirando al sol, iluminando los caminos. Alegrándonos la vista. La vida.

Castillo de Blois

I.M.G.
Fotofrafías de Isabel Merino
@isamerino

17 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Yo quiero ir. Sigue contando, porfaaaa.....

    ResponderEliminar
  2. Seguiré contando, INma, aunque al releer la crónica, parece que de ese día he contado taaaan pocoooo, esto de ser breve no es lo mío, jajaj. El valle del Loira merece una visita, sin duda alguna, y más de una, de dos y de tres.

    ResponderEliminar
  3. Esto es como un documental de La 2, pero mejor contado. Buen resumen (jeje, conociéndote) y excelente fotografías. Me llevas 35 años atrás, cuando hice ese viaje con Saly, recién casaditos los dos contra los dos. En fin, Isa, que tus crónicas puedes enviarlas a las revistas de viajes (cobrando), y ahora a esperar la segunda parte.

    ResponderEliminar
  4. Una gozada. Es como si hubiera estado contigo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno , bueno vamos que el leerlo y desear ir a conocerlo van de la mano, entran ganas de estar ya mismo en esos magníficos castillos , y pensar que por sus estancias anduvo Leonardo Da Vinci ... ver esas campiñas, y admirar esos preciosos girasoles que saludan al sol. Felicidades por tu cronica , como siempre interesante y amena a la vez. ( Ere sin duda alguna también, buena promocionando las ciudades que visitas :))
    Un abrazo y a esperar la continuación de tu crónica francesa.

    ResponderEliminar
  6. Una preciosidad de lugar... y esa Gioconda no sería la auténtica ehhh??' je, je... Bss

    ResponderEliminar
  7. Ximens, cuando estaba escribiendo la crónica me estaba acordando de ti, y pensaba que me dirías, ¿no cuentas la parte sexual? ¿no hubo sexo?¿no hubo tíos buenos? jajjaja, me has sorprendido, has sido discreto, y yo, seguiré sin contar esa parte, jajajaj.

    Tracy, gracias, me animas a seguir :-)

    Rosario, estoy segura de que si alguna vez fueras por esos lares disfrutarías tanto como yo. Gracias por tus palabras. Pronto tendréis la siguiente crónica, vengo con las pilas puestas.

    Gracias Cari, yo estoy convencida de que esa Gioconda era la auténtica, jajajja

    ResponderEliminar
  8. Es que no sé por qué vengo, no lo sé, porque cuando veo que hay una crónica de viajes sé que me crecerán los colmillos y me pondré verde de ganas -porque confesar que es verde envidia queda feo, ¿no?-.

    Gran crónica, Isa. Suscribo el comentario de Ximens en cuanto a la calidad literaria de la misma.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Me ha sabido a poco, escribes genial, ya me estaba viendo en esos castillos. Por cierto me encantan los castillos, la heráldica, las historias de reyes y leyendas. qué envidia!!!! pero de la buena. Ya me quedo esperando la segunda parte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. jajaja, Pedro, me habías asustado, jajajja. Muchas gracias por tus palabras. Da gusto sentir contando cosas cuando los que me leéis me dáis tantos ánimos para seguir haciéndolo. Sin vosotros, no tendría sentido escribir estas crónicas. Eso sí, me he comedido un montón, eh :-)

    Un abrazo
    Isa

    ResponderEliminar
  11. Gracias anayaika, siempre tiendo a pecar de escribir demasiado y con ello tener la sensación de aburrir, por eso decidí que las crónicas de este viaje irían ligeritas de equipaje literario, a ver si lo cumplo en las siguientes partes que os contaré próximamente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Yo como Pedro, ¡aunque no! verde de envidia estoy, ¡venga ya lo he dicho, aunque está feo! Es que lo cuentas tan "chulo"...

    Sigue, sigue contando.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  14. Un viaje que tengo pendiente, Isa, y que seguro debe ser maravilloso. A mí también me gusta la palabra campiña

    ResponderEliminar
  15. Una crónica magnífica, Isa. Conozco el valle del Loira de un viaje que hicimos mi marido y yo hace unos años y es espectacular, aunque no se da abasto de castillos. Como refieres, es imposible verlos todos.
    Me ha encantado recordar de tu mano, con esa buena pluma que se nota.

    Es un placer conocerte y quedarme por aquí (veo caras conocidas y me gusta).
    Gracias por tu confianza y recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. JAJJA, gracias Elysa. Intentaré escribir el resto de crónicas este mes, para que no se me pase, he estado un poco liada y tengo abandonado el blog. Os tengo abandonados. No puede ser... voy a escribir una crónica ahora mismo, aunque no del viaje, pero sí algo que tiene que ver con el día de hoy: 7 de septiembre

    Gracias Valentín, te haré una visita.

    Andrea, el próximo día que nos veamos te llevo las fotos para que las veas, bueno, una selección, ya que mi ´cámara disparó 1981 veces...

    ResponderEliminar
  17. Hola Isabel, encantada de que hayas pasado a visitarme. Gracias. Tienes razón, es espectacular. Yo visité bastantes castillos, tengo que seguir con la crónica, he estado liada y no pude seguir, pero este fin de semana tendréis la siguiente, procuraré evitar extenderme... cuando me conozcas mejor sabrás de qué hablo cuando digo eso.

    Gracias a ti, compañera

    Besos
    Isa

    ResponderEliminar