miércoles, 1 de enero de 2014

Todas esas huellas


Caminamos, dejamos todas esas huellas sobre la arena, 
y ahí se quedan, precisas, ordenadas. 


Pero mañana, cuando te levantes, al mirar esta enorme playa no habrá ya nada, 
ni una huella, ni una señal cualquiera, nada. 
El mar borra por la noche. 
La marea esconde. 


Es como si no hubiera pasado nunca nadie.
Es como si no hubiéramos existido nunca. 
Si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, 
ese lugar está aquí.
Ya no es tierra, todavía no es mar.
no es vida falsa, no es vida verdadera.
Es tiempo.
Tiempo que pasa. 
Y basta. 



Océano, mar
Alessandro Baricco.



Sin explicar nada, sin decirte adónde, habrá siempre un mar que te llamará.


¡Feliz 2014!

I.M.G.


3 comentarios:

  1. Somos polvo, "mósfera", "ná" como decía aquel.

    ResponderEliminar
  2. Ná, pero mientras tanto, sonríamos. Vivamos.

    ResponderEliminar
  3. muy bueno el texto de Baricco, Isa.
    Besitos chilangos

    ResponderEliminar